El miedo paraliza, y es una de las emociones más nocivas que puede experimentar el ser humano. Por esta razón Dios nos habla directamente sobre este particular diciéndonos:

«Porque el Espíritu de Dios no nos hace cobardes. Al contrario, nos da poder para amar a los demás, y nos fortalece para que podamos vivir una buena vida cristiana» (2 Timoteo 1:7 TLA).

Estoy convencido de que ciertamente el valor no es la ausencia del miedo, sino la conquista del mismo.

Usted gana fuerza, valor y confianza con cada experiencia en la cual usted se detiene, y mira al miedo en la cara. Ya que luego de esto usted es capaz de decirse a sí mismo: “He superado este terror. Ahora puedo enfrentarme a lo próximo”. – Eleonor Roosevelt

Debo advertirte que nunca conquistarás aquello que no estás dispuesto a enfrentar. Es necesario darle la cara a nuestros más profundos temores. De lo contrario estaremos condenados a vivir encadenados a los mismos de forma irreversible.

La vida está llena de retos y de experiencias que nos pueden llegar a hacer temblar de temor. Sin embargo, para poder realizar una travesía digna por la tierra de los vivos, debemos estar dispuestos a mirar a los ojos a los gigantes que intentan detener nuestro andar.

La Biblia habla de un jovencito que enfrentó a un gigante y le venció; su nombre era David. Puedes encontrar su historia en Primera de Samuel, especí camente en el capítulo 17. Mientras que todo un ejército, incluyendo al rey que lo capitaneaba, se encontraban atemorizados y escondidos, apareció en el escenario un joven lleno de valentía. David había sido procesado en el anonimato. Él ya había enfrentado osos y leones, así que estaba listo para su promoción. ¡Ah!, pero este chico llamado David se llenó de los elementos vitales para vencer.

David se llenó de valentía e indignación ante lo que consideró una afrenta a su fe y a su Dios. Lleno de determinación, el jovencito enfrentó al gigante que por días había atormentado con sus amenazas a los hombres más valientes de Israel. El joven no solamente enfrentó al gigante, sino que también lo venció. Te garantizo que todo lo que enfrentas de la mano del Eterno, lo vencerás.

Dios honró tres cosas en David: su valentía, su determinación y su indignación. Creo que es tiempo que apliques estos tres principios a tu vida para que puedas vivir más y vivir mejor.

El primer principio que aplicó David fue la valentía. Pero ¿qué es valentía? Significa, en su más pura expresión, esfuerzo, aliento, vigor y decisión, según la definición del Diccionario de la Real Academia Española.

A la luz de esta ilustración, te invito a esforzarte por vencer tus miedos Atrévete a identificarlos para que puedas conquistarlos. Toma aliento y vigor en la fortaleza que proviene del cielo, para que puedas decidirte a caminar libre de temores e inseguridades.

Si no vences estas emociones oscuras, solamente le cortan las alas a tus sueños, y abortarán tu potencial. Es hora de que decidas comenzar a ser valiente. Has vivido demasiado tiempo esclavo de tus temores. Libérate, y no permitas que estos te roben un día más de tu preciosa vida.

¿Cuáles son tus gigantes?, ¿Los puedes identificar?

Te invito a hacer una pausa para meditar en aquellas cosas que te producen temor, y te han estado paralizando en tu progreso como persona y como ciudadano del cielo.

Haz una lista si es necesario. Las cosas debemos llamarlas por su nombre. Honestamente, yo no sé cómo se llamen tus gigantes, pero estoy convencido que llegó tu momento para identificarlos, enfrentarlos y vencerlos de una vez por todas.

No hay espacio para la derrota porque cuentas con el respaldo del Dios Todopoderoso en tu equipo. Tal vez tu gigante sea un episodio que marcó tu vida negativamente, y sientes que te marcó para siempre. No importa lo que haya golpeado tu existencia, ya sea un divorcio, un fracaso en el ámbito profesional, una violación, una palabra hiriente de uno de tus padres a una temprana edad, una desilusión amorosa, o hasta una relación rota con alguien que admiraste alguna vez. Entiende que esa no tiene que ser tu realidad final.

No importa cuál sea la circunstancia, te aseguro que Dios puso en ti el poder para transformar cualquier negativo en positivo. Él te dará la valentía que necesitas para dejar atrás toda experiencia adversa, y te ayudará para que puedas alcanzar el futuro maravilloso que Él mismo trazó para ti.

Hay un detalle muy importante. Para que puedas vencer a tus gigantes, necesitas aplicar la determinación dentro de tus acciones, así como lo hizo nuestro amigo, el rey David.

Comments.

Currently there are no comments related to this article. You have a special honor to be the first commenter. Thanks!

Leave a Reply.

* Your email address will not be published.
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>